Al principio del 2010 tenía 20 años, estaba en mi cuarto año en la universidad a meses de graduarme y pesaba 230 libras midiendo apenas 5 pies de estatura. Desde pequeña fui más llena que otras niñas pero gradualmente seguí aumentando de peso. Después de haberme mudado para la universidad mi dieta empeoró comiendo pizzas, refrescos con cada comida y en general mucha comida chatarra.