“Cuarto bate, osito de peluche, el mujerón, hipopotámito, buchuita”  son algunos de los apodos con los que me sentía muy cómoda, pues escuche a mi familia toda la vida referirse a mi como la “gordita” de la casa y realmente lo era.