fbpx

LA OBESIDAD SIEMPRE DEBE TRATARSE EN EQUIPOS MULTIDISCIPLINARIOS

Hoy sabemos que la obesidad es una de las grandes epidemias que está afectando la humanidad tal es la importancia que corresponde a la segunda causa de muerte prevenible después del tabaquismo. En la Republica Dominicana más de 2, 680,000 de ciudadanos la sufren y otros 3, 600,000 tienen sobrepeso, es decir más de la mitad de la población está siendo azotada por este mal. La cirugía bariátrica, con sus excelentes resultados para la pérdida de peso y su posterior control a largo plazo, es la opción más efectiva para el control de la obesidad, sin embargo apenas es el comienzo para un cambio de estilo de vida para que estos resultados no sean pasajeros.

Las evidencias de éxito, tratamiento seguro y efectivo frente al pobre resultado de otros métodos convencionales y no quirúrgico para perder peso, han resultado en la disminución de los parámetros que determinan quien o no se debe intervenir permitiendo que hoy esta cirugía se realice en personas con menor grado de obesidad, cuya elección se reserva exclusivamente para el cirujano bariátrico.

El gran aporte de la cirugía bariátrica es su efecto a nivel metabólico, o sea en lo referente a la diabetes mellitus, alteraciones en los lípidos en sangre, hipertensión arterial, hígado graso, apnea del sueño, depresión, incluso la disminución de la probabilidad de muerte del paciente obeso hacen que esta cirugía un pilar para el tratamiento, control, mejoría o curación de estas condiciones, ampliándose el abanico de indicaciones y candidatos a ser sometidos a la misma.

Si bien es hoy la cirugía bariátrica la forma más efectiva para perder peso, es el primer paso para vencer la obesidad. Destacamos que es un trabajo en equipo, donde se debe evaluar y modificar las condiciones psicológicas o psiquiátricas que han favorecido a la obesidad, especialistas en endocrinología y nutrición que modifican, elaboran y supervisan los cambios en la alimentación y suplementación requerida por el paciente de forma individual y personalizada antes y después de la cirugía. Todo paciente a someterse a cirugía debe ser evaluado por un cardiólogo, neumólogo si lo ameritara y anestesiología antes de la misma, o cualquier otra especialidad que deba considerarse según la historia médica del paciente. Como cirujanos nuestro papel se centra en el procedimiento como tal, control de riesgos o complicaciones posibles y velar, como cabeza del equipo que nuestros pacientes estén encaminados en el cambio radical y firme para obtener los resultados esperados. En nuestro ejercicio contamos con nuestros grupos de apoyo conformado por los mismos pacientes y es fundamental el coaching de vida quien se enfocara en ayudar a identificar las causas o hábitos que ocasionaron la obesidad para guiar y facilitar las herramientas para ser exitosos.

Una buena preparación disminuye las posibilidades de eventos indeseados, la comunicación honesta y sincera del paciente hacia el equipo y así mismo, aumenta la garantía de éxito en el tiempo.